dijous, 25 d’agost de 2016

Genética del comportamiento canino: revisión

Este post empezó queriendo comunicar simplemente la publicación de un estudio muy reciente en el que investigadores han concretado los componentes genéticos del miedo y la agresión en perros. No obstante, al empezar a leer el artículo me he dado cuenta de porqué tuve que hacerme bastantes chuletas para aprobar la asignatura de selección genética (y con cierta ironía he meditado en lo que estaría dispuesta a pagar a día de hoy por poder volver a asistir a aquellas clases que antes odiaba...). 

Así que el post está dividido en dos partes, Introducción a la cartografía genética y Genética del comportamiento canino. En la primera parte, lo que he hecho es un pequeño "resumen conceptual" para aclararme las ideas y poder entender el articulo (y no quedarme solamente en el titular, que por otro lado es algo que todos sabemos o intuimos). La segunda parte reviso varios artículos en los que se han rastreado rasgos de comportamiento interesantes en el genoma del perro, y sus implicaciones en medicina veterinaria (e incluso otras ciencias).  

Debido a la complejidad de muchos conceptos y nombres técnicos que resultarían difíciles de interpretar para el traductor de google, hemos decidido hacer una excepción y publicar este post en castellano para llegar a un mayor número de personas sin que existan malinterpretaciones debido al traductor. Perdoneu les molèsties ;)

INTRODUCCIÓN A LA CARTOGRAFÍA GENÉTICA

La diversidad entre organismos es consecuencia de las diferencias en las secuencias de ADN y de los efectos ambientales (fenotipo). Desde la prehistoria, el hombre ha seleccionado y mejorado especies vegetales, animales y microbianas basándose en esta diversidad y seleccionando el dicho fenotipo. Las mejoras genéticas eran posible gracias a la variabilidad genética, a la heredabilidad del carácter que se quería aislar, a la eficacia e intensidad de la selección aplicada, y al tiempo necesario para realizar un ciclo de selección. Sin embargo, quedan muchos aspectos desconocidos, como son el número y efecto de los genes implicados en la expresión de un carácter, la localización de estos genes, y su función fisiológica. Los criterios utilizados carecían muy a menudo de definición y objetividad y, en cualquier caso, eran marcadores ambiguos debido a las influencias ambientales. 

Conceptos antes de empezar:

  • El ADN se distribuye a lo largo de los cromosomas, que en los perros son 39 pares de cromosomas (38 homólogos y un par de cromosomas sexuales). Cada uno de los miembros de un par es heredado de uno de los dos progenitores.
  • Un locus – loci en plural- se refiere a una región específica en un cromosoma, como la posición de un gen o de un marcador.
  • Una variante de la secuencia del ADN en un determinado locus se llama alelo, dado que nuestras células son diploides, y hay dos posibles secuencias de ADN heredadas independientemente para un locus determinado y un individuo.
    http://www.lhasa-apso.org/genetics/diversity.html
  • Estos dos alelos forman el genotipo de ese individuo para ese locus en particular.
  • Se denomina ligamento a la herencia conjunta de los genes que están ubicados en el mismo cromosoma (la tendencia de los alelos de los locus cercanos entre sí a heredarse juntos como un bloque). Por lo tanto, no cumplen la ley de transmisión independiente de Mendel (a diferencia de los loci dispuestos en cromosomas separados).
  • La lista ordenada de locus conocidos para un genoma particular se denomina mapa genético, mientras que el proceso para determinar el locus de un determinado carácter biológico se llama cartografía genética.
  •  Los genes ligados y su estudio nos permite elaborar mapas de ligamiento y saber la distancia entre ellos en el cromosoma.
  • En la mayor parte del genoma, la secuencia de ADN es idéntica para todos los perros, por lo tanto se trataría de loci monomórficos.
  • Para una proporción de loci se han detectado una serie de mutaciones que se han mantenido a lo largo del tiempo y que consisten en un cambio de base en las secuencias de ADN, lo que implica que existan diferentes alelos para un locus determinado – loci polimórficos.
  • En los estudios de asociación poblacionales los polimorfismos más habituales objeto de estudio son los SNP (single nucleotide polymorphisms): es la sustitución de un solo nucleótido que ocurre en una posición específica del genoma, presente en al menos un 1% de la población.
    https://biogeniq.ca/en/articles/snp/
     
Afortunadamente la aparición de los marcadores moleculares está ayudando a eliminar los inconvenientes de una selección basada en el análisis exclusivo del fenotipo, así como también a la identificación de especies de una forma más rigurosa. Un marcador genético (o molecular) es un segmento de ADN con una ubicación física identificable (locus) en un cromosoma y cuya herencia genética se puede rastrear. Los marcadores se usan para el mapeo genético como el primer paso para encontrar la posición e identidad de un gen.

Cuando varios marcadores moleculares se asocian inequívocamente con un rasgo genético, se dice que forman un QTL (locus de rasgos cuantitativos o cuantificables).

  • QTL (quantitative trait locus) es un locus cuya variación alélica está asociada con la variación de un carácter cuantitativo, es decir, con aquellos caracteres cuantificables que varían de forma continua.
  • Los QTL son difíciles de identificar debido a la ausencia de una segregación fenotípica discreta observable.  El análisis de los QTL para un carácter involucra en primer lugar escoger y cruzar dos líneas parentales que difieran en uno o más caracteres cuantitativos y, posteriormente, analizar la segregación de la descendencia para relacionar cada QTL con un marcador genético conocido.
  • El método moderno utilizado para localizar y cartografiar los QTL implica buscar asociaciones entre marcadores de ADN y fenotipos. Por ejemplo, a partir de individuos procedentes de dos líneas creadas a través de selección artificial que son divergentes para un fenotipo (llamadas recombinant inbred lines o RILs). A lo largo de muchas generaciones de selección artificial surgen dos líneas divergentes altamente homocigóticas. Los individuos de estas líneas con fenotipos divergentes se usan como progenitores para crear la F1 (que serán heterocigóticos). Si cruzamos los individuos de la F1 entre sí o los de la F1 con líneas paternas obtenemos la generación F2 con diferentes partes de genomas paternos y por tanto con diferentes QTL que podemos identificar.
  • http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fgene.2012.00198/full


Conceptos sobre Estudios de asociación genética:


Mapas de ligamiento / mapas de recombinación: se basan en marcadores conocidos (típicamente SNPs) que están cerca del gen responsable de una enfermedad o rasgo genético dentro de una familia. Funcionan muy bien en rasgos y enfermedades monogénicas (un solo gen implicado).

QTL mapa / mapa intervalo: para caracteres cuantitativos (como la altura, el peso…) que son poligénicos (varios genes implicados). Funciona igual que los mapas de ligamiento excepto porque el fenotipo es continuo (no cualitativo) y los marcadores se colocan en un esquema de puntuación para medir su contribución.

GWAS (Genome-wide association study): es un análisis comparativo de una variación genética a lo largo de todo el genoma de una especie el objetivo de identificar su asociación con un rasgo observable. Mide la asociación entre dichos SNPs con los rasgos observables (como las principales enfermedades).

En resumen, el mapeo por ligamiento y el QTL son similares en el hecho en que se basan en la herencia mendeliana para aislar locus. QTL y GWAS son similares en que miden la asociación en términos de probabilidades a lo largo de un mapa genético y no hacen responsable un gen o locus. Por último, el mapa de ligamiento y GWAS están relacionados con enfermedades y rasgos categoriales.

GENÉTICA DEL COMPORTAMIENTO CANINO


En la última década, el perro se ha convertido en un excelente sistema para el análisis genético de fenotipos complejos [1]. El motivo son las ventajas que ofrece la estructura de esta población respecto a la de otros mamíferos:
  • Actualmente existen más 350 razas diferentes de perros reconocidas, de las cuales la gran mayoría han sido aisladas y seleccionadas por su morfología y comportamiento.  
  • En muchos casos, las nuevas razas se han desarrollado a partir de individuos de razas concretas, con una fuerte selección de los fenotipos deseados (habilidad para la caza, color del pelaje, forma del cráneo, talla, etc.), hecho que aumenta el número de genotipos seleccionados en la población actual. Para registrar un individuo de raza, ambos padres deben estar registrados como miembros de la misma raza. En consecuencia, la heterogeneidad es reducida dentro de la raza, pero muy elevada entre razas [2,3]. Por lo tanto, muchos fenotipos son fijos o a punto de ser fijados en un gran número de poblaciones.

Estas razas de perros en las cuales regiones del genoma están “fijas” (homocigotos), se podrían considerar líneas puras o RILs. Por lo tanto, asociar genotipos específicos de la raza (SNPs) con fenotipos “fijados” en múltiples razas (mapeo entre razas) resulta en una potente herramienta para identificar locus de rasgos cuantitativos (QTL) que formarían la base genética para la diversidad fenotípica observada en las razas de perros [1].


En el estudio de Jones et al, se calificaron 2801 perros de 148 razas de perros para varios parámetros fenotípicos como la altura, el peso, forma del hocico, longitud y curvatura de la cola, etc…  así como cuatro patrones distintos de comportamiento: muestreo, pastoreo, intrepidez y adiestrabilidad.

En este estudio, se identificó el loci para el muestreo en el cromosoma 8 (CFA8), 3 loci para el patrón de pastoreo (en cromosomas 1, 4 y 15), y aún ser un carácter subjetivo, se encontró un loci estadísticamente significativo para el rasgo “adiestrabilidad” en el cromosoma 10, y 5 locis para la “intrepidez” (versus timidez) en los cromosomas 15, 22, 1, 4 y 17 (con diferentes grados de significancia). En conjunto, propusieron 5 genes candidatos con los rasgos citados.  

Estos datos se corroboran en el estudio de 2011 de Vaysse et al, en el cual llevaron a término un GWAS para buscar variantes que afectaran las diferencias de comportamiento entre razas.

Con toda esta información, y dejando volar la imaginación, nos podemos hacer una pequeñísima idea de lo que suponen estos hallazgos en el diagnóstico y especialmente, en la prevención de trastornos genéticos relacionados con la ansiedad, la agresividad, la depresión, etc… ya no sólo en perros sino también en humanos utilizando los canes como modelos para el análisis genético (debido a la dificultad de llevar a cabo mapas de desequilibrio de ligamento (GWAS) en comportamiento humano [5].   
De hecho, la robustez de la utilización de los modelos caninos de genética compleja se ha explotado ampliamente en el área del cáncer [6], y recientemente también en comportamiento.

El más reciente estudio, publicado en 2016 nos abre las puertas a este nuevo enfoque. Los investigadores del Nationwide Children’s Hospital constatan que la predisposición genética de la agresión hacia el propietario o hacia un perro de la familia es distinta a la del miedo y la agresión a miembros desconocidos (humanos y perros). Los investigadores han identificado como mínimo 12 genes relacionados con estos rasgos.

Según Carlos Alvarez, uno de los investigadores del estudio, su principal objetivo se encuentra en los genes específicos relacionados con la agresión a desconocidos, que se encuentran asociados a genes muy relevantes en dos regiones del genoma. Estos genes se relacionan con la vía neural del miedo y la agresión de la amígdala al eje hipotalámico-hiposifario-adrenal [7] y según los autores, estarían ligados al proceso de domesticación.


Mientras que las consecuencias más inmediatas son la medicina veterinaria conductual (como tests genéticos del riesgo de tipos específicos de miedo y agresión) a largo plazo las implicaciones para adultos y niños con trastornos de ansiedad son alentadoras.
Porque estas variantes de rasgo son comunes a través de razas de perros, el modelo canino proporciona un banco de pruebas ideal para nuevas terapias dirigidas a las vías bioquímicas. Una vez se determinen qué circuitos neuronales se ven afectados por la variación genética, esto revelará probablemente objetivos de fármacos que podrían inhibir o aumentar ciertos efectos emocionales de la conducta. Si estas terapias se demuestran efectivas en los perros, entonces pueden ser aplicados a los seres humanos con condiciones similares [7].

Toda esta información, que hemos intentado resumir en este modesto artículo, tan solo nos aporta una pequeñísima idea de todo el potencial que el análisis del genoma, a nivel predictivo en trastornos de conducta o enfermedades, para identificar pacientes que responderán correctamente a un tratamiento, y especialmente en veterinaria como parte importante para la mejora del bienestar canino, la salud pública y para entender el proceso de domesticación del perro. 


Bibliografía

  1.  Jones P, Chase K, Martin A, Davern P, Ostrander EA, Lark KG. Singlenucleotide-polymorphism-based association mapping of dog stereotypes. Genetics. 2008;179(2):1033–44.
  2. Parker, H. G., L. V. Kim,N.B.Sutter,S.Carlson,T.D.Lorentzen et al., 2004 Genetic structure of the purebred domestic dog. Science304:1160–1164.
  3.  Lindblad-Toh, K., C. M. Wade,T.S.Mikkelsen,E.K.Karlsson,D. B. Jaffeet al., 2005 Genome sequence, comparative analysis and haplotype structure of the domestic dog. Nature438:803–819.
  4. Vaysse A, Ratnakumar A, Derrien T, Axelsson E, Rosengren Pielberg G, Sigurdsson S, Fall T, Seppälä EH, Hansen MST, Lawley CT, et al. Identification of genomic regions associated with phenotypic variation between dog breeds using selection mapping. PLoS Genet. 2011;7(10), e1002316
  5. Zapata I, Serpell JA, Alvarez CE. Genetic mapping of canine fear and aggression. BMC Genomics 2016;17
  6. Alvarez CE. Naturally Occurring Cancers in Dogs: Insights for Translational Genetics and Medicine. ILAR J. 2014;55(1):16–45.
  7. https://www.sciencedaily.com/releases/2016/08/160810180908.htm



Genética del comportamiento canino: revisión

Este post empezó queriendo comunicar simplemente la publicación de un estudio muy reciente en el que investigadores han concretado los componentes genéticos del miedo y la agresión en perros. No obstante, al empezar a leer el artículo me he dado cuenta de porqué tuve que hacerme bastantes chuletas para aprobar la asignatura de selección genética (y con cierta ironía he meditado en lo que pagaría ahora para poder volver a asistir a aquellas clases...). 

Así que el post está dividido en dos partes, Introducción a la cartografía genética y Genética del comportamiento canino. En la primera parte, lo que he hecho es un pequeño "resumen conceptual" para aclararme las ideas y poder entender el articulo (y no quedarme solamente en el titular, que por otro lado es algo que todos sabemos o intuimos). La segunda parte reviso varios artículos en los que se han rastreado rasgos de comportamiento interesantes en el genoma del perro, y sus implicaciones en medicina veterinaria (e incluso otras ciencias).  

Debido a la complejidad de muchos conceptos y nombres técnicos que resultarían difíciles de interpretar para el traductor de google, hemos decidido hacer una excepción y publicar este post en castellano para llegar a un mayor número de personas sin que existan malinterpretaciones debido al traductor. Perdoneu les molèsties ;)

INTRODUCCIÓN A LA CARTOGRAFÍA GENÉTICA

La diversidad entre organismos es consecuencia de las diferencias en las secuencias de ADN y de los efectos ambientales (fenotipo). Desde la prehistoria, el hombre ha seleccionado y mejorado especies vegetales, animales y microbianas basándose en esta diversidad y seleccionando el dicho fenotipo. Las mejoras genéticas eran posible gracias a la variabilidad genética, a la heredabilidad del carácter que se quería aislar, a la eficacia e intensidad de la selección aplicada, y al tiempo necesario para realizar un ciclo de selección. Sin embargo, quedan muchos aspectos desconocidos, como son el número y efecto de los genes implicados en la expresión de un carácter, la localización de estos genes, y su función fisiológica. Los criterios utilizados carecían muy a menudo de definición y objetividad y, en cualquier caso, eran marcadores ambiguos debido a las influencias ambientales. 

Conceptos antes de empezar:

  • El ADN se distribuye a lo largo de los cromosomas, que en los perros son 39 pares de cromosomas (38 homólogos y un par de cromosomas sexuales). Cada uno de los miembros de un par es heredado de uno de los dos progenitores.
  • Un locus – loci en plural- se refiere a una región específica en un cromosoma, como la posición de un gen o de un marcador.
  • Una variante de la secuencia del ADN en un determinado locus se llama alelo, dado que nuestras células son diploides, y hay dos posibles secuencias de ADN heredadas independientemente para un locus determinado y un individuo.
    http://www.lhasa-apso.org/genetics/diversity.html
  • Estos dos alelos forman el genotipo de ese individuo para ese locus en particular.
  • Se denomina ligamento a la herencia conjunta de los genes que están ubicados en el mismo cromosoma (la tendencia de los alelos de los locus cercanos entre sí a heredarse juntos como un bloque). Por lo tanto, no cumplen la ley de transmisión independiente de Mendel (a diferencia de los loci dispuestos en cromosomas separados).
  • La lista ordenada de locus conocidos para un genoma particular se denomina mapa genético, mientras que el proceso para determinar el locus de un determinado carácter biológico se llama cartografía genética.
  •  Los genes ligados y su estudio nos permite elaborar mapas de ligamiento y saber la distancia entre ellos en el cromosoma.
  • En la mayor parte del genoma, la secuencia de ADN es idéntica para todos los perros, por lo tanto se trataría de loci monomórficos.
  • Para una proporción de loci se han detectado una serie de mutaciones que se han mantenido a lo largo del tiempo y que consisten en un cambio de base en las secuencias de ADN, lo que implica que existan diferentes alelos para un locus determinado – loci polimórficos.
  • En los estudios de asociación poblacionales los polimorfismos más habituales objeto de estudio son los SNP (single nucleotide polymorphisms): es la sustitución de un solo nucleótido que ocurre en una posición específica del genoma, presente en al menos un 1% de la población.
    https://biogeniq.ca/en/articles/snp/
     
Afortunadamente la aparición de los marcadores moleculares está ayudando a eliminar los inconvenientes de una selección basada en el análisis exclusivo del fenotipo, así como también a la identificación de especies de una forma más rigurosa. Un marcador genético (o molecular) es un segmento de ADN con una ubicación física identificable (locus) en un cromosoma y cuya herencia genética se puede rastrear. Los marcadores se usan para el mapeo genético como el primer paso para encontrar la posición e identidad de un gen.

Cuando varios marcadores moleculares se asocian inequívocamente con un rasgo genético, se dice que forman un QTL (locus de rasgos cuantitativos o cuantificables).

  • QTL (quantitative trait locus) es un locus cuya variación alélica está asociada con la variación de un carácter cuantitativo, es decir, con aquellos caracteres cuantificables que varían de forma continua.
  • Los QTL son difíciles de identificar debido a la ausencia de una segregación fenotípica discreta observable.  El análisis de los QTL para un carácter involucra en primer lugar escoger y cruzar dos líneas parentales que difieran en uno o más caracteres cuantitativos y, posteriormente, analizar la segregación de la descendencia para relacionar cada QTL con un marcador genético conocido.
  • El método moderno utilizado para localizar y cartografiar los QTL implica buscar asociaciones entre marcadores de ADN y fenotipos. Por ejemplo, a partir de individuos procedentes de dos líneas creadas a través de selección artificial que son divergentes para un fenotipo (llamadas recombinant inbred lines o RILs). A lo largo de muchas generaciones de selección artificial surgen dos líneas divergentes altamente homocigóticas. Los individuos de estas líneas con fenotipos divergentes se usan como progenitores para crear la F1 (que serán heterocigóticos). Si cruzamos los individuos de la F1 entre sí o los de la F1 con líneas paternas obtenemos la generación F2 con diferentes partes de genomas paternos y por tanto con diferentes QTL que podemos identificar.
  • http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fgene.2012.00198/full


Conceptos sobre Estudios de asociación genética:


Mapas de ligamiento / mapas de recombinación: se basan en marcadores conocidos (típicamente SNPs) que están cerca del gen responsable de una enfermedad o rasgo genético dentro de una familia. Funcionan muy bien en rasgos y enfermedades monogénicas (un solo gen implicado).

QTL mapa / mapa intervalo: para caracteres cuantitativos (como la altura, el peso…) que son poligénicos (varios genes implicados). Funciona igual que los mapas de ligamiento excepto porque el fenotipo es continuo (no cualitativo) y los marcadores se colocan en un esquema de puntuación para medir su contribución.

GWAS (Genome-wide association study): es un análisis comparativo de una variación genética a lo largo de todo el genoma de una especie el objetivo de identificar su asociación con un rasgo observable. Mide la asociación entre dichos SNPs con los rasgos observables (como las principales enfermedades).

En resumen, el mapeo por ligamiento y el QTL son similares en el hecho en que se basan en la herencia mendeliana para aislar locus. QTL y GWAS son similares en que miden la asociación en términos de probabilidades a lo largo de un mapa genético y no hacen responsable un gen o locus. Por último, el mapa de ligamiento y GWAS están relacionados con enfermedades y rasgos categoriales.

GENÉTICA DEL COMPORTAMIENTO CANINO


En la última década, el perro se ha convertido en un excelente sistema para el análisis genético de fenotipos complejos [1]. El motivo son las ventajas que ofrece la estructura de esta población respecto a la de otros mamíferos:
  • Actualmente existen más 350 razas diferentes de perros reconocidas, de las cuales la gran mayoría han sido aisladas y seleccionadas por su morfología y comportamiento.  
  • En muchos casos, las nuevas razas se han desarrollado a partir de individuos de razas concretas, con una fuerte selección de los fenotipos deseados (habilidad para la caza, color del pelaje, forma del cráneo, talla, etc.), hecho que aumenta el número de genotipos seleccionados en la población actual. Para registrar un individuo de raza, ambos padres deben estar registrados como miembros de la misma raza. En consecuencia, la heterogeneidad es reducida dentro de la raza, pero muy elevada entre razas [2,3]. Por lo tanto, muchos fenotipos son fijos o a punto de ser fijados en un gran número de poblaciones.

Estas razas de perros en las cuales regiones del genoma están “fijas” (homocigotos), se podrían considerar líneas puras o RILs. Por lo tanto, asociar genotipos específicos de la raza (SNPs) con fenotipos “fijados” en múltiples razas (mapeo entre razas) resulta en una potente herramienta para identificar locus de rasgos cuantitativos (QTL) que formarían la base genética para la diversidad fenotípica observada en las razas de perros [1].


En el estudio de Jones et al, se calificaron 2801 perros de 148 razas de perros para varios parámetros fenotípicos como la altura, el peso, forma del hocico, longitud y curvatura de la cola, etc…  así como cuatro patrones distintos de comportamiento: muestreo, pastoreo, intrepidez y adiestrabilidad.

En este estudio, se identificó el loci para el muestreo en el cromosoma 8 (CFA8), 3 loci para el patrón de pastoreo (en cromosomas 1, 4 y 15), y aún ser un carácter subjetivo, se encontró un loci estadísticamente significativo para el rasgo “adiestrabilidad” en el cromosoma 10, y 5 locis para la “intrepidez” (versus timidez) en los cromosomas 15, 22, 1, 4 y 17 (con diferentes grados de significancia). En conjunto, propusieron 5 genes candidatos con los rasgos citados.  

Estos datos se corroboran en el estudio de 2011 de Vaysse et al, en el cual llevaron a término un GWAS para buscar variantes que afectaran las diferencias de comportamiento entre razas.

Con toda esta información, y dejando volar la imaginación, nos podemos hacer una pequeñísima idea de lo que suponen estos hallazgos en el diagnóstico y especialmente, en la prevención de trastornos genéticos relacionados con la ansiedad, la agresividad, la depresión, etc… ya no sólo en perros sino también en humanos utilizando los canes como modelos para el análisis genético (debido a la dificultad de llevar a cabo mapas de desequilibrio de ligamento (GWAS) en comportamiento humano [5].   
De hecho, la robustez de la utilización de los modelos caninos de genética compleja se ha explotado ampliamente en el área del cáncer [6], y recientemente también en comportamiento.

El más reciente estudio, publicado en 2016 nos abre las puertas a este nuevo enfoque. Los investigadores del Nationwide Children’s Hospital constatan que la predisposición genética de la agresión hacia el propietario o hacia un perro de la familia es distinta a la del miedo y la agresión a miembros desconocidos (humanos y perros). Los investigadores han identificado como mínimo 12 genes relacionados con estos rasgos.

Según Carlos Alvarez, uno de los investigadores del estudio, su principal objetivo se encuentra en los genes específicos relacionados con la agresión a desconocidos, que se encuentran asociados a genes muy relevantes en dos regiones del genoma. Estos genes se relacionan con la vía neural del miedo y la agresión de la amígdala al eje hipotalámico-hiposifario-adrenal [7] y según los autores, estarían ligados al proceso de domesticación.


Mientras que las consecuencias más inmediatas son la medicina veterinaria conductual (como tests genéticos del riesgo de tipos específicos de miedo y agresión) a largo plazo las implicaciones para adultos y niños con trastornos de ansiedad son alentadoras.
Porque estas variantes de rasgo son comunes a través de razas de perros, el modelo canino proporciona un banco de pruebas ideal para nuevas terapias dirigidas a las vías bioquímicas. Una vez se determinen qué circuitos neuronales se ven afectados por la variación genética, esto revelará probablemente objetivos de fármacos que podrían inhibir o aumentar ciertos efectos emocionales de la conducta. Si estas terapias se demuestran efectivas en los perros, entonces pueden ser aplicados a los seres humanos con condiciones similares [7].

Toda esta información, que hemos intentado resumir en este modesto artículo, tan solo nos aporta una pequeñísima idea de todo el potencial que el análisis del genoma, a nivel predictivo en trastornos de conducta o enfermedades, para identificar pacientes que responderán correctamente a un tratamiento, y especialmente en veterinaria como parte importante para la mejora del bienestar canino, la salud pública y para entender el proceso de domesticación del perro. 


Bibliografía

  1.  Jones P, Chase K, Martin A, Davern P, Ostrander EA, Lark KG. Singlenucleotide-polymorphism-based association mapping of dog stereotypes. Genetics. 2008;179(2):1033–44.
  2. Parker, H. G., L. V. Kim,N.B.Sutter,S.Carlson,T.D.Lorentzen et al., 2004 Genetic structure of the purebred domestic dog. Science304:1160–1164.
  3.  Lindblad-Toh, K., C. M. Wade,T.S.Mikkelsen,E.K.Karlsson,D. B. Jaffeet al., 2005 Genome sequence, comparative analysis and haplotype structure of the domestic dog. Nature438:803–819.
  4. Vaysse A, Ratnakumar A, Derrien T, Axelsson E, Rosengren Pielberg G, Sigurdsson S, Fall T, Seppälä EH, Hansen MST, Lawley CT, et al. Identification of genomic regions associated with phenotypic variation between dog breeds using selection mapping. PLoS Genet. 2011;7(10), e1002316
  5. Zapata I, Serpell JA, Alvarez CE. Genetic mapping of canine fear and aggression. BMC Genomics 2016;17
  6. Alvarez CE. Naturally Occurring Cancers in Dogs: Insights for Translational Genetics and Medicine. ILAR J. 2014;55(1):16–45.
  7. https://www.sciencedaily.com/releases/2016/08/160810180908.htm



Genética del comportamiento canino: revisión

Este post empezó queriendo comunicar simplemente la publicación de un estudio muy reciente en el que investigadores han concretado los componentes genéticos del miedo y la agresión en perros. No obstante, al empezar a leer el artículo me he dado cuenta de porqué tuve que hacerme bastantes chuletas para aprobar la asignatura de selección genética (y con cierta ironía he meditado en lo que pagaría ahora para poder volver a asistir a aquellas clases...). 

Así que el post está dividido en dos partes, Introducción a la cartografía genética y Genética del comportamiento canino. En la primera parte, lo que he hecho es un pequeño "resumen conceptual" para aclararme las ideas y poder entender el articulo (y no quedarme solamente en el titular, que por otro lado es algo que todos sabemos o intuimos). La segunda parte reviso varios artículos en los que se han rastreado rasgos de comportamiento interesantes en el genoma del perro, y sus implicaciones en medicina veterinaria (e incluso otras ciencias).  

Debido a la complejidad de muchos conceptos y nombres técnicos que resultarían difíciles de interpretar para el traductor de google, hemos decidido hacer una excepción y publicar este post en castellano para llegar a un mayor número de personas sin que existan malinterpretaciones debido al traductor. Perdoneu les molèsties ;)

INTRODUCCIÓN A LA CARTOGRAFÍA GENÉTICA

La diversidad entre organismos es consecuencia de las diferencias en las secuencias de ADN y de los efectos ambientales (fenotipo). Desde la prehistoria, el hombre ha seleccionado y mejorado especies vegetales, animales y microbianas basándose en esta diversidad y seleccionando el dicho fenotipo. Las mejoras genéticas eran posible gracias a la variabilidad genética, a la heredabilidad del carácter que se quería aislar, a la eficacia e intensidad de la selección aplicada, y al tiempo necesario para realizar un ciclo de selección. Sin embargo, quedan muchos aspectos desconocidos, como son el número y efecto de los genes implicados en la expresión de un carácter, la localización de estos genes, y su función fisiológica. Los criterios utilizados carecían muy a menudo de definición y objetividad y, en cualquier caso, eran marcadores ambiguos debido a las influencias ambientales. 

Conceptos antes de empezar:

  • El ADN se distribuye a lo largo de los cromosomas, que en los perros son 39 pares de cromosomas (38 homólogos y un par de cromosomas sexuales). Cada uno de los miembros de un par es heredado de uno de los dos progenitores.
  • Un locus – loci en plural- se refiere a una región específica en un cromosoma, como la posición de un gen o de un marcador.
  • Una variante de la secuencia del ADN en un determinado locus se llama alelo, dado que nuestras células son diploides, y hay dos posibles secuencias de ADN heredadas independientemente para un locus determinado y un individuo.
    http://www.lhasa-apso.org/genetics/diversity.html
  • Estos dos alelos forman el genotipo de ese individuo para ese locus en particular.
  • Se denomina ligamento a la herencia conjunta de los genes que están ubicados en el mismo cromosoma (la tendencia de los alelos de los locus cercanos entre sí a heredarse juntos como un bloque). Por lo tanto, no cumplen la ley de transmisión independiente de Mendel (a diferencia de los loci dispuestos en cromosomas separados).
  • La lista ordenada de locus conocidos para un genoma particular se denomina mapa genético, mientras que el proceso para determinar el locus de un determinado carácter biológico se llama cartografía genética.
  •  Los genes ligados y su estudio nos permite elaborar mapas de ligamiento y saber la distancia entre ellos en el cromosoma.
  • En la mayor parte del genoma, la secuencia de ADN es idéntica para todos los perros, por lo tanto se trataría de loci monomórficos.
  • Para una proporción de loci se han detectado una serie de mutaciones que se han mantenido a lo largo del tiempo y que consisten en un cambio de base en las secuencias de ADN, lo que implica que existan diferentes alelos para un locus determinado – loci polimórficos.
  • En los estudios de asociación poblacionales los polimorfismos más habituales objeto de estudio son los SNP (single nucleotide polymorphisms): es la sustitución de un solo nucleótido que ocurre en una posición específica del genoma, presente en al menos un 1% de la población.
    https://biogeniq.ca/en/articles/snp/
     
Afortunadamente la aparición de los marcadores moleculares está ayudando a eliminar los inconvenientes de una selección basada en el análisis exclusivo del fenotipo, así como también a la identificación de especies de una forma más rigurosa. Un marcador genético (o molecular) es un segmento de ADN con una ubicación física identificable (locus) en un cromosoma y cuya herencia genética se puede rastrear. Los marcadores se usan para el mapeo genético como el primer paso para encontrar la posición e identidad de un gen.

Cuando varios marcadores moleculares se asocian inequívocamente con un rasgo genético, se dice que forman un QTL (locus de rasgos cuantitativos o cuantificables).

  • QTL (quantitative trait locus) es un locus cuya variación alélica está asociada con la variación de un carácter cuantitativo, es decir, con aquellos caracteres cuantificables que varían de forma continua.
  • Los QTL son difíciles de identificar debido a la ausencia de una segregación fenotípica discreta observable.  El análisis de los QTL para un carácter involucra en primer lugar escoger y cruzar dos líneas parentales que difieran en uno o más caracteres cuantitativos y, posteriormente, analizar la segregación de la descendencia para relacionar cada QTL con un marcador genético conocido.
  • El método moderno utilizado para localizar y cartografiar los QTL implica buscar asociaciones entre marcadores de ADN y fenotipos. Por ejemplo, a partir de individuos procedentes de dos líneas creadas a través de selección artificial que son divergentes para un fenotipo (llamadas recombinant inbred lines o RILs). A lo largo de muchas generaciones de selección artificial surgen dos líneas divergentes altamente homocigóticas. Los individuos de estas líneas con fenotipos divergentes se usan como progenitores para crear la F1 (que serán heterocigóticos). Si cruzamos los individuos de la F1 entre sí o los de la F1 con líneas paternas obtenemos la generación F2 con diferentes partes de genomas paternos y por tanto con diferentes QTL que podemos identificar.
  • http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fgene.2012.00198/full


Conceptos sobre Estudios de asociación genética:


Mapas de ligamiento / mapas de recombinación: se basan en marcadores conocidos (típicamente SNPs) que están cerca del gen responsable de una enfermedad o rasgo genético dentro de una familia. Funcionan muy bien en rasgos y enfermedades monogénicas (un solo gen implicado).

QTL mapa / mapa intervalo: para caracteres cuantitativos (como la altura, el peso…) que son poligénicos (varios genes implicados). Funciona igual que los mapas de ligamiento excepto porque el fenotipo es continuo (no cualitativo) y los marcadores se colocan en un esquema de puntuación para medir su contribución.

GWAS (Genome-wide association study): es un análisis comparativo de una variación genética a lo largo de todo el genoma de una especie el objetivo de identificar su asociación con un rasgo observable. Mide la asociación entre dichos SNPs con los rasgos observables (como las principales enfermedades).

En resumen, el mapeo por ligamiento y el QTL son similares en el hecho en que se basan en la herencia mendeliana para aislar locus. QTL y GWAS son similares en que miden la asociación en términos de probabilidades a lo largo de un mapa genético y no hacen responsable un gen o locus. Por último, el mapa de ligamiento y GWAS están relacionados con enfermedades y rasgos categoriales.

GENÉTICA DEL COMPORTAMIENTO CANINO


En la última década, el perro se ha convertido en un excelente sistema para el análisis genético de fenotipos complejos [1]. El motivo son las ventajas que ofrece la estructura de esta población respecto a la de otros mamíferos:
  • Actualmente existen más 350 razas diferentes de perros reconocidas, de las cuales la gran mayoría han sido aisladas y seleccionadas por su morfología y comportamiento.  
  • En muchos casos, las nuevas razas se han desarrollado a partir de individuos de razas concretas, con una fuerte selección de los fenotipos deseados (habilidad para la caza, color del pelaje, forma del cráneo, talla, etc.), hecho que aumenta el número de genotipos seleccionados en la población actual. Para registrar un individuo de raza, ambos padres deben estar registrados como miembros de la misma raza. En consecuencia, la heterogeneidad es reducida dentro de la raza, pero muy elevada entre razas [2,3]. Por lo tanto, muchos fenotipos son fijos o a punto de ser fijados en un gran número de poblaciones.

Estas razas de perros en las cuales regiones del genoma están “fijas” (homocigotos), se podrían considerar líneas puras o RILs. Por lo tanto, asociar genotipos específicos de la raza (SNPs) con fenotipos “fijados” en múltiples razas (mapeo entre razas) resulta en una potente herramienta para identificar locus de rasgos cuantitativos (QTL) que formarían la base genética para la diversidad fenotípica observada en las razas de perros [1].


En el estudio de Jones et al, se calificaron 2801 perros de 148 razas de perros para varios parámetros fenotípicos como la altura, el peso, forma del hocico, longitud y curvatura de la cola, etc…  así como cuatro patrones distintos de comportamiento: muestreo, pastoreo, intrepidez y adiestrabilidad.

En este estudio, se identificó el loci para el muestreo en el cromosoma 8 (CFA8), 3 loci para el patrón de pastoreo (en cromosomas 1, 4 y 15), y aún ser un carácter subjetivo, se encontró un loci estadísticamente significativo para el rasgo “adiestrabilidad” en el cromosoma 10, y 5 locis para la “intrepidez” (versus timidez) en los cromosomas 15, 22, 1, 4 y 17 (con diferentes grados de significancia). En conjunto, propusieron 5 genes candidatos con los rasgos citados.  

Estos datos se corroboran en el estudio de 2011 de Vaysse et al, en el cual llevaron a término un GWAS para buscar variantes que afectaran las diferencias de comportamiento entre razas.

Con toda esta información, y dejando volar la imaginación, nos podemos hacer una pequeñísima idea de lo que suponen estos hallazgos en el diagnóstico y especialmente, en la prevención de trastornos genéticos relacionados con la ansiedad, la agresividad, la depresión, etc… ya no sólo en perros sino también en humanos utilizando los canes como modelos para el análisis genético (debido a la dificultad de llevar a cabo mapas de desequilibrio de ligamento (GWAS) en comportamiento humano [5].   
De hecho, la robustez de la utilización de los modelos caninos de genética compleja se ha explotado ampliamente en el área del cáncer [6], y recientemente también en comportamiento.

El más reciente estudio, publicado en 2016 nos abre las puertas a este nuevo enfoque. Los investigadores del Nationwide Children’s Hospital constatan que la predisposición genética de la agresión hacia el propietario o hacia un perro de la familia es distinta a la del miedo y la agresión a miembros desconocidos (humanos y perros). Los investigadores han identificado como mínimo 12 genes relacionados con estos rasgos.

Según Carlos Alvarez, uno de los investigadores del estudio, su principal objetivo se encuentra en los genes específicos relacionados con la agresión a desconocidos, que se encuentran asociados a genes muy relevantes en dos regiones del genoma. Estos genes se relacionan con la vía neural del miedo y la agresión de la amígdala al eje hipotalámico-hiposifario-adrenal [7] y según los autores, estarían ligados al proceso de domesticación.


Mientras que las consecuencias más inmediatas son la medicina veterinaria conductual (como tests genéticos del riesgo de tipos específicos de miedo y agresión) a largo plazo las implicaciones para adultos y niños con trastornos de ansiedad son alentadoras.
Porque estas variantes de rasgo son comunes a través de razas de perros, el modelo canino proporciona un banco de pruebas ideal para nuevas terapias dirigidas a las vías bioquímicas. Una vez se determinen qué circuitos neuronales se ven afectados por la variación genética, esto revelará probablemente objetivos de fármacos que podrían inhibir o aumentar ciertos efectos emocionales de la conducta. Si estas terapias se demuestran efectivas en los perros, entonces pueden ser aplicados a los seres humanos con condiciones similares [7].

Toda esta información, que hemos intentado resumir en este modesto artículo, tan solo nos aporta una pequeñísima idea de todo el potencial que el análisis del genoma, a nivel predictivo en trastornos de conducta o enfermedades, para identificar pacientes que responderán correctamente a un tratamiento, y especialmente en veterinaria como parte importante para la mejora del bienestar canino, la salud pública y para entender el proceso de domesticación del perro. 


Bibliografía

  1.  Jones P, Chase K, Martin A, Davern P, Ostrander EA, Lark KG. Singlenucleotide-polymorphism-based association mapping of dog stereotypes. Genetics. 2008;179(2):1033–44.
  2. Parker, H. G., L. V. Kim,N.B.Sutter,S.Carlson,T.D.Lorentzen et al., 2004 Genetic structure of the purebred domestic dog. Science304:1160–1164.
  3.  Lindblad-Toh, K., C. M. Wade,T.S.Mikkelsen,E.K.Karlsson,D. B. Jaffeet al., 2005 Genome sequence, comparative analysis and haplotype structure of the domestic dog. Nature438:803–819.
  4. Vaysse A, Ratnakumar A, Derrien T, Axelsson E, Rosengren Pielberg G, Sigurdsson S, Fall T, Seppälä EH, Hansen MST, Lawley CT, et al. Identification of genomic regions associated with phenotypic variation between dog breeds using selection mapping. PLoS Genet. 2011;7(10), e1002316
  5. Zapata I, Serpell JA, Alvarez CE. Genetic mapping of canine fear and aggression. BMC Genomics 2016;17
  6. Alvarez CE. Naturally Occurring Cancers in Dogs: Insights for Translational Genetics and Medicine. ILAR J. 2014;55(1):16–45.
  7. https://www.sciencedaily.com/releases/2016/08/160810180908.htm



divendres, 17 de juny de 2016

Espiona ja té el seu Ring 3

Fa 2 anys que vam iniciar aquesta aventura de la competició. Sembla mentida tot el que ha canviat desde el primer post que escribia http://educaciocanina.blogspot.com.es/2014/09/cronica-duna-debutant-de-ring-en-terres.html a ara, la de gent que hem conegut, la de nous conceptes, tècniques, etc... que hem après, i lo bé que ens ho hem passat. 

El primer concurs de l'Espiona no podia anar millor: 369/400 punts, Exc, 5a classificada de 15 gossos (per veure la classificació: http://www.sports-canins.net/concours/concoursRing.php?IDconcours=9195 ) i amb pèrdua de punts d'una guia molt novella.

Queda moltíssima feina per fer, s'ha tancat un cercle, una petita aventura, per començar-ne una altre igual de emocionant. 

Fotos de Magali Manzoni: 



















dimecres, 18 de maig de 2016

Presentació de gossos amb corretja


Passa amb freqüència que el propietari ens comenta que el seu gos és sociable amb altres gossos i mai ha tingut problemes quan està deslligat, però en canvi sembla que els vulgui matar quan està lligat. 

Es per aquest motiu que en el club Natural Gos treballem les presentacions amb corretja, per a que es converteixin en un moment agradable i sense frustració pel gos, i per ensenyar al propietari com manejar la situació.




dimarts, 17 de maig de 2016

Dia de la Societat de la Informació

Gràcies a Internet i les noves tecnologies, el nostre accès a la informació és millor, i en especial, ha ajudat a que tinguem més consciència sobre temes globals. Fins fa un parell de segles, a la majoria de persones no els imporava els animals i la idea general era que no tenien sentiments... Avui, encara falta molt per canviar aquesta idea però la societat està avançant. 

En el nostre cas, com a professionals de l'educació canina i felina, el nostre compromís també és orientar a les persones, enfocant-nos en millorar el vincle amb els seus companys animals a travès de continguts divulgatius en la nostra web, per explicar la importància d'educar per saber conviure. 

Us convidem a visitar de què es tracta la ciència de l'etologia clínica veterinària aquí: http://naturalgos.net/ca/el-nostre-proces/



dijous, 12 de maig de 2016

Natural Gos presenta nova web



Un dels projectes que més il·lusió em fa compartir amb vosaltres. Quan us vaig dir que seria 100% la nostra imatge, crec que ho hem aconseguit. No és només una web de informació, crec que en gran part és de DIVULGACIÓ, que era un dels objectius que ens havíem proposat. 






dijous, 14 de gener de 2016

Sobre gossos

Fa molt de temps que no escric un post en aquest blog, i avui, tornant de sopar amb amics "gosseros", i després de llargues converses sobre gossos, com no, anava caminant a les 2 de la matinada i reflexionant, sobre gossos, sempre gossos... i com si d'un trailer de pel·lícula es tractés, m'ha vingut al cap la vida dels meus gossos. I he pensat, que bonic tornar a escriure al blog, després de tant temps, sobre els meus gossos. 

Perquè, es pot reforçar amb afecte? es pot treballar "per afecte"? és imprescindible utilitzar reforços primaris? 

De vegades penso que, estem tant preocupats en tècniques, protocols i metodologies, que ens oblidem de per qui treballem. Aquest post no pretén ser un post científic, ni tècnic, res més lluny de la realitat. És un post descriptiu sobre la meva percepció dels meus gossos. Tan simple com això. 

El Tuti, el meu Golden Retriever de 12 anys. Amb el pas del temps, me'n adono que, sens dubte, és un dels gossos més egoistes que he conegut. I un dels millors gossos que he conegut. El Tuti és un gos que gaudeix amb les carícies, que les demana, les busca, però quan ell vol. I no em mal interpreteu, és un gos sociable no, el següent. Però té molt clares les seves prioritats: és un gos que et busca en moments íntims, que vol sentir-se acompanyat, i que notes en aquell moment l'afecte, el vincle, l'amor, més igual la paraula, els sentiments que té cap a tu en aquests moments d'intimitat. Però com deia, és un gos que té molt clares les seves prioritats, i que marca moments: en un camp obert, la seva prioritat serà còrrer i rebolcar-se en algun fangar, rossegar troncs, empaitar algun ocell però sense prestar-li tampoc el cent per cent de la seva atenció; ell vol sentir-se lliure. És un gos que li agrada treballar, però amb qui perceps que treballa per pur egoisme: vol les coses que li satisfacin, i treballarà per aconseguir-les, ni més ni menys. Si li compliques massa la vida, la llibertat és més agradable. Si decideix trencar-se el cap per obtenir el que tu li ofereixes a canvi d'una conducta, ho farà amb alegria, però pel simple fet que vol aconseguir el que tu tens. I un cop ho obtingui, s'alegrarà per ell. No vol compartir el moment amb tu, ell viu el seu moment, viu ell, com a individu. Mai he cregut ni he volgut, per un moment, canviar-li la seva naturalesa. És un individu únic, tant conscient i inconscient alhora de la seva existència individual, que amb el temps m'adono que sempre m'ha fascinat. Estic segura que, si en algun moment, hagués intentat que fes alguna cosa per mi, i no per aconseguir el que jo li oferia, m'hagués deixat plantada amb una feliç ingenuïtat, movent la cua, anant a buscar coses millors per fer.

El Nus, en pre-alerta rossegadora
El Nus, un creuat de Golden amb alguna espècie de terrier, de 10 anys. Sempre he dit que és el gos Del David, i poso en majúscules l'article determinat per emfatitzar. M'estima? probablement... però té clar que el seu "cor" pertany al David. Que com ho se? ni idea... però ho tinc claríssim. És un gos que gaudeix de les carícies, que li agraden els premis i amb qui pots treballar amb ell mitjançant reforços primaris... però els moments en que he vist més feliç aquest gos, on realment notes aquella brillantor a la mirada de quan un gos es sent realitzat, ha sigut quan el David l'incitava a perseguir o atrapar alguna bestiola: em sembla que mai he vist un gos tant satisfet d'ell mateix com quan ha ajudat al seu amo a caçar alguna rata o llangardaix. Mai s'ha "premiat" aquesta conducta, mai s'ha ensenyat. És la seva naturalesa, però m'agradaria remarcar el fet que, tot i ser un gos que li encanti perseguir i atrapar bestioles, el moment de màxima satisfacció apareix quan ho fa juntament amb el seu amo. Un moment quasi de comunió entre els desitjos de dos éssers, el gos que vol fer, l'amo que vol que faci, el gos que fa perquè el seu amo vol que faci.

En aquesta foto, la kira estava trevmolant de fred després
de que ens adonéssim que feia 30 minuts que no li tiràvem
res a l'aigua però ella continuava en posició. 
La Kira, Braco de 6 anys. Ella és una caçadora. És una gossa que viu a casa, amb família. Estic segura que es sent estimada, i és la bondat dins del cos d'un gos, no hi ha una engruna de maldat dins seu. Es vindrà a refugiar amb tu quan es senti amenaçada, crec que confia en nosaltres completament. Li agrada jugar amb tu, sigui amb joguines, sigui simplement saltant i corrent al teu voltant. Però la Kira té un alter ego: quan descobreix un ocell o un conill, aquella gossa simpàtica, sensible i afable es transforma. S'oblida de les seves inseguretats, dels seus dubtes, fins i tot s'oblida de tu. El seu "jo" invoca tots els avantpassats i es transforma en una màquina, dissenyada per reproduir patrons motors, un "transformer" perfecte, capaç de restar immòbil davant una presa durant períodes llarguíssims de temps. Podria caure-li una bomba al costat, res impediria que aquesta màquina executés el seu deure. M'aprecia? Es clar. Però, si algú té una missió en aquesta vida, és la Kira, i com tots els súper herois, no hi ha res que es pugui interposar a la seva missió, ni tant sols els éssers estimats. La Kira i el seu alter ego: una gossa normal, una màquina perfecte.

La Pruna, creuada de ¿algún tipus de pastor? de 4 anys. La Pruna és sens dubte la gossa més intel·ligent que tinc, i potser que he conegut. Una de les definicions d'intel·ligència és "habilitat de compendre idees complexes, d'adaptar-se eficaçment a l'entorn, d'aprendre de l'experiència, de trobar-se diverses formes de raonar, de superar obstacles mitjançant la reflexió". No entrarem a parlar sobre intel·ligència animal, òbviament a les alçades d'aquest post ja veiem que no és ni molt menys un escrit científic i que no té cap mena de rigor. Dit això, i després de repassar la definició, torno a insistir que si hagués de definir la Pruna amb un adjectiu seria intel·ligent. I, tot i ser la gossa més intel·ligent que tinc, vaig deixar de intentar treballar amb ella. Treballa per premis? Sí. Li agrada jugar? de vegades. M'estima? n'estic convençuda, i m'ho demostra cada dos per tres. Per què vaig deixar de treballar amb ella doncs? per que és massa intel·ligent. I quan li plantejava un treball, el que la motivava, molt més que el premi en si, era "resoldre" el problema. Un cop havia comprès el que li demanava, en comptes de continuar l'exercici per aconseguir més reforços (que és el que qualsevol teoria conductista preveuria), abandonava la feina, amb un posat digne d'aquell que sap que ha resolt un enigma i que, a no se que el motivis amb algun altre misteri, té coses millors a fer en aquesta vida que repetir conductes com un xino. I no, no és una excusa: evidentment que la Pruna, amb un bon protocol, reforços primaris adequats, previsió de temps, etc etc. podria donar molt de sí. Però el fet, el que voldria ressaltar, és que a diferència d'altres gossos, ella treballa per realitzar-se resolent el problema que li proposes. És un tipus d'egoisme, diferent a l'egoisme simple del Tuti, faig això perquè vull aconseguir allò. En el seu cas és, faig això perquè em veig capaç de fer-ho. I un cop estic satisfeta, si no em proposes res de nou, me'n vaig a patrullar la zona, no sigui el cas que entri algú que no tingui controlat. M'encanta la Pruna. A vegades la mataria. Després recordo que és una còpia meva en el cos d'un gos, i no puc més que sentir carinyo i fins i tot, un pèl de tímid orgull.

Per últim, l'Espiona, Malinois de 3 anys. La gossa més simple que he conegut. És feliç, i m'adora. I adora la seva vida. Li encanten els premis, i les pilotes, els pals, els mossegadors, una corda, un tros de roba qualsevol, una cosa comestible (o no)... li agrada tot el que jo li pugui donar, li agrada tot el que jo li proposi per jugar. I, per sobre de tot, li agrada fer. Hi ha alguna cosa en el seu interior, que la fa gaudir amb el simple fet de fer. Un dia, amb una amiga i colega a professió, després de sopar, li vaig ensenyar com feia l'apport amb diferents objectes de sobre la taula, l'exercici era el següent: agafava qualsevol objecte, per exemple una forquilla, li demanava a la gossa que ho agafes amb la boca, ho aguantava uns segons, i li demanava que m'ho donés. Acta seguit, agafava un altre objecte, com un tovalló, i feia el mateix. I així repetint,  durant molta estona... amb tots els objectes que tenia sobre la taula. Quan potser portàvem més de 5 minuts fent això, la meva colega em va preguntar "i no la premies?". La meva resposta va ser "creus que la gossa està buscant un premi?". No. Sincerament, crec que en el seu caparró en cap moment se li va passar pel cap que aquesta conducta seria reforçada. Ho se, per una banda, perquè mai he premiat aquesta conducta en aquesta situació, i bé sabem que els gossos no són grans generalitzadors. Segon, perquè la conec, i se quan busca aconseguir algu, i quan fa algu perquè simplement li agrada. Segur que si ens posem dramàtics, podríem trobar alguna teoria, conductista o cognitiva-emocional o qualsevol altre, sobre perquè realitzava aquesta conducta. Uns dirien que si reforç variable, conducta supersticiosa, ves a saber. Altres, que si reforç social, afectiu, o mil paraules boniques diferens. Però no m'interessa per a aquest post. El que vull ressaltar en el seu cas, és que de tots els gossos que tinc, és la única que posseeix aquesta motivació intrínseca per fer, i aquesta m'atreveixo a dir necessitat de col·laborar. No s'ha ensenyat. Li he fomentat. Crec que hem de tenir la humilitat suficient per reconèixer i diferenciar aquests dos conceptes, ensenyar i fomentar.

Al llarg del temps que porto treballant amb gossos, he vist i tocat quasi de tot. M'encanta treballar amb gossos diferents, des de beagles a creuats de ves a saber, shibas o mastins, etc etc... Gaudeixo respectant el gos que tinc davant, i intento no fer-me quimeres: sincerament, trobo més romàntica la idea de que un beagle em pot deixar plantada per anar-se a perseguir un senglar, que no la de que podré aconseguir controlar-lo per un premi o una "mirada afectiva". Si t'ho pares a pensar, sí, és romàntic pensar que una persona amb totes les seves tècniques serà incapaç de modificar l'instint indòmit d'aquest gos.

O no hauria de ser una màxima de l'educació amb gossos, respectar sincerament l'animal que tenim davant? No la imatge que ens hem dibuixat al cervell del gos disney, sinó la realitat, el gos que té motivacions en la seva vida, el gos que ens pot estimar i deixar-nos plantats, el gos amb prioritats, el gos amb interessos, amb personalitat, el gos amb aquesta complexa simplicitat que el converteix en un animal perfecte.

Els que em coneixeu sabeu, que per mi un dels millors llibres escrits sobre gossos és Perros, de Raymond Coppinger. I una de les parts, que sempre em va fascinar, i que m'he llegit i rellegit centenars de vegades, és la dedicatòria. Com més temps passa, més veritat veig en aquesta simple fulla de presentació, potser més que en moltes pàgines de pseudosciència.

I m'encanta treballar amb gossos que em facin dubtar que simplement són gossos, però agraeixo treballar amb d'altres que em recordin constantment que només són gossos.