dilluns, 19 de setembre de 2016

Impulsividad en perros: diferencias entre lineas de belleza y trabajo

Si bien es algo conocido entre profesionales y aficionados al mundo del perro el hecho de que, en una misma raza, pueden existir dos lineas de selección de perros totalmente distintas (las llamadas líneas de belleza o exposición, y las líneas de trabajo), resulta novedoso el hecho de que recientemente en nuestra consulta aparezcan más propietarios desvinculados completamente de este mundo con cachorros de razas "de trabajo" (esto no es novedoso por desgracia... cuestión de modas), sino el hecho de que al preguntar, sepan decirnos "nuestro cachorro es de lineas de belleza, o de trabajo, o su madre era de trabajo y su padre de belleza". 


Nos sugiere que poco a poco el mensaje va llegando, seguramente a raíz de la labor conjunta de veterinarios, etólogos clínicos, adiestradores, criadores responsables que no están dispuestos a vender un cachorro a cualquiera ni a cualquier precio, y un largo etc... 

Prueba de ello es el artículo "Difference in Trait Impulsivity Indicate Diversification of Dog Breeds into Working and Show Lines" publicado recientemente en Scientific Reports, con Daniel Mills entre los autores, probando que existe una diversificación en el rasgo impulsivo de los perros entre las lineas de trabajo y las lineas de belleza de una misma raza.  

La impulsividad es un rasgo de comportamiento, y existen múltiples descripciones según el enfoque, como la tendencia a responder rápidamente y sin reflexión a un estímulo determinado, estado emocional de "rabia y agresión", incapacidad del individuo de mantener la atención... En el caso de los autores, describen la impulsividad como la incapacidad para demorar la gratificación de una recompensa. 
Este rasgo de comportamiento guarda relación con la conducta agresiva, y se ha asociado una elevada impulsividad con una mala regulación de la serotonina y dopamina [1].

Las diferencias entre razas y los intentos de trazar estos "perfiles raciales" es un tema controvertido, sobretodo cuando podrían relacionarse con las tendencias del comportamiento agresivo. Existe una preocupación real y válida acerca de que estas tendencias se podrían generalizar inapropiadamente para hacer predicciones sobre el individuo [2].
Sin embargo se debe reconocer que las razas de perros son unidades genéticas distintas que se originaron a través de la endogamia, y que expresan rasgos fenotípicos específicos (incluyendo el comportamiento específico "de trabajo") y varían en el comportamiento [3]
Por lo tanto, si algunos rasgos de comportamiento son altamente heredables, entre razas seleccionadas para diferentes propósitos de trabajo se pueden esperar diferencias de comportamiento destacables. 
Mientras que algunos científicos hacen hincapié en que existen características de comportamiento muy específico para cada raza [4], otros prestan atención al hecho de que las diferencias entre el comportamiento de los perros como individuo dentro de una raza a menudo exceden en variación a entre razas [5]. 

Según los autores de este artículo, los cambios en las prioridades de cría de perros, por ejemplo, el énfasis en la apariencia sobre la función del comportamiento en las últimas décadas, contribuyen probablemente a una mayor variabilidad de comportamiento dentro de las razas en comparación con la variabilidad entre razas. Dentro de algunas razas de perros a menudo existe la selección para diferentes propósitos, lo que podría dar lugar a líneas dentro de una raza, por ejemplo, para realizar un determinado conjunto de tareas útiles para el ser humano (líneas de trabajo) o para mostrar un conjunto de determinados rasgos morfológicos (líneas de belleza). Esta diferente selección dentro de una raza podría hacer que las diferencias a nivel temperamental de los "perros de belleza" de diferentes razas sea cada vez menor, mientras que las líneas de trabajo continuarían estando bien diferenciadas. 

En este artículo, los autores manifiestan que la importancia de este "refinamiento" del concepto de raza en las líneas de trabajo y belleza (es decir, la existencia de "razas" biológicamente distintas dentro de una raza) parece haber sido pasado por alto en la literatura científica relacionada con el temperamento animal, y en consecuencia, criar sólo basándose en el estereotipo ya no tiene mucha validez para predecir la tendencia conductual ni el rendimiento futuro del animal

En este sentido, agradezco enormemente el poder corroborar mi impresión clínica gracias a que existan científicos que se interesan por cuestiones que hace tiempo que nos cuestionamos y tenemos en cuenta en nuestra forma de trabajar. ¡Significa que estamos en la linea!

Se evaluaron en este estudio 1161 perros de las razas Border Collie (716) y Labrador Retriever (445), para describir las diferencias de impulsividad en estas dos razas de perros, entre ellos y entre las lineas de trabajo y belleza. Los resultados muestran que los collies mostraban niveles de impulsividad más elevados que los labradores (algo que se podía esperar según el propósito de la raza). 

En cuanto a la línea, los collies de trabajo difieren de los labradores de trabajo, pero las líneas de belleza de las dos razas no fueron significativamente diferentes. Por lo tanto, cuando se selecciona en base a rasgos de apariencia en vez de rasgos de comportamiento, se disminuyen las diferencias de impulsividad entre razas dentro las lineas de belleza

La conclusión del estudio es que los resultados muestran que las generalizaciones basadas en la raza no son apropiadas.

Mi conclusión, quizás mucho más "romántica" y no tan científica, es que quizás este tipo de selección está "destruyendo" un patrimonio biológico extraordinario. ¿Qué otra especie animal muestra tal variabilidad instintiva intraespecífica? ¿Qué otra especie animal puede ocupar el mismo nicho ecológico pero con una función tan distinta como el border collie y el mastín, o el perro de muestra y el cobrador, etc etc.? 

Quizás soy una romántica, pero me encanta sentarme en mi butaca y ponerme vídeos de bretones cazando, de alaskanos tirando de trineos, de mastines, de pointers... y pensar "es imposible que un animal sea más bello", y quedarme aquí, sentada, pensando que jamás tendría un perro de este tipo aunque me encanten, porque jamás podría darles la vida que merecerían para poder mostrar toda la belleza que pueden llegar a desprender.

Porque la belleza se muestra en el campo, en la nieve, en las ovejas, en el bosque... no en un triste, frio y artificial ring de exposición. No quiero un perro "top manta". 


Bibliografia
  • Peremans K. et al. Estimates of regional cerebral blood flow and 5-HT2A receptor density in impulsive, aggressive dogs with 99mTc-ECD and 123I-5-I-R91150Eur J Nucl Med Mol Imaging30, 1538–46 (2003). [PubMed]
  • Clarke T., Cooper J. & Mills D. Acculturation - Perceptions of breed differences in behavior of the dog (Canis familiaris)Hum Animl Interact Bull 2, 16–33 (2013).
  • Ostrander E. a. & Wayne R. K. The canine genomeGenome Res 15, 1706–16 (2005). [PubMed]
  • Svartberg K. Shyness–boldness predicts performance in working dogsAppl Anim Behav Sci 79, 157–174 (2002).
  • Mehrkam L. R. & Wynne C. D. L. Behavioral differences among breeds of domestic dogs (Canis lupus familiaris): current status of the scienceAppl Anim Behav Sci 155, 12–27 (2014).